PS Vita PS4 Videojuegos

Sony y el despropósito de su censura de videojuegos

Es extraño cómo cambian los tiempos, ¿verdad? Hace poco más de dos meses un redactor del medio Nintendo Enrhusiast se quejaba del alto contenido sexual de Senran Kagura Reflexions para Switch, alegando que ese tipo de juegos no tienen cabida en plataformas de la gran N y que siempre han estado vinculados a la marca Playstation… Y ahora Sony comienza una férrea política de censura de videojuegos orientales que ha acabado con retrasos y numerosos cambios a videouegos que estaban a punto de salir.

El peor resultado posible de una censura: prohibición de un videojuego.

Todo comenzó con la cancelación de Omega Labyrinth Z para PS4 y PS Vita en occidente a manos de la distribuidora PQube. Según la compañía, con el lanzamiento ya prácticamente cerrado y el producto casi listo para producción, Sony bloqueó el videojuego que hasta aquel momento solo había sido prohibido en un par de países, recibiendo sin ningún problema calificaciones por edades de los organismos más importantes: el PEGI en Europa y ESRB en América.

Esto ya hizo saltar las alarmas, pero parecía solo la decisión de las divisiones occidentales de la compañía, poco acostumbradas al lanzamiento de este tipo de juegos. Poco después se dio a conocer el caso de Senran Kagura Burst Re:Newal, en el que Marvelous se vio obligada a retrasar el lanzamiento occidental para eliminar el Intimacy Mode a petición de Sony, anunciando además que la versión de Steam saldría sin ningún tipo de censura. Japón, por aquel entonces, parecía ajeno a aquella polémica, ya que la censura parcial de contenidos de índole sexual en occidente de videojuegos orientales ya era algo habitual… Pero nada más lejos de la realidad.

Para entender este cambio es importante un dato, en el año 2016 la sede de Playstation cambió: de Tokio se mudó a California. ¿Qué quiere decir esto? Que ahora las decisiones en materia de consolas y videojuegos se toman a nivel internacional desde Estados Unidos en lugar de Japón como hasta entonces. Y aunque parecía que Asia era territorio libre de censura y corrección política, la alegría les ha durado solo dos años: ahora esas mismas políticas que han empezado a hacer estragos en occidente se implantarán de igual forma a Japón.

Esto tiene una consecuencia clara para los desarrolladores: hay juegos que tienen que salir censurados “de salida”, coartando la libertad creativa de los creadores. Ahora mismo la lista de juegos afectados es bastante amplia:

  • Omega Labyrinth Z – Como comentaba antes, su lanzamiento occidental fue totalmente cancelado. El último videojuego de la saga, Omega Labyrinth Life, se ha anunciado en exclusiva para Switch.
  • Senran Kagura Burst Re:Newal – Verá eliminado el modo Intimacy Mode, en PS4, que sí estará en la versión de Steam.
  • Silverio Trinity – Port a consolas de Sony de una novela con contenido sexual explícito. Lo normal es que estos títulos se vean afectados por la censura, pero los desarrolladores han comentado que es les está resultando especialmente difícil que la fabricante de consolas les de el visto bueno.
  • Daitoshokan no Hitsujikai: Library Party – Una VN que pudo salir allá en el año 2015 sin ningún problema para PS Vita, pero que ahora está teniendo dificultades para ver aprobada una versión para PS4.
  • Nora to Oujo to Noraneko Heart – Otra VN que para ajustarse a las políticas de Sony ha tenido que censurar de forma muy exagerada muchas escenas, añadiendo rayos blancos que a veces abarcan casi toda la pantalla. La versión de Switch está un poco censurada con respecto la de PC, pero muchísimo menos que la de PS4.
  • Sakura Sakura – La solución que han encontrado los desarrolladores de esta novela es añadir marcos negros a ciertas escenas, tapando las vergüenzas de algunas chicas. Así está disponible en Japón para PS4, con la versión de PC libre de censuras.
Mismo juego, distintas consolas, distintas calificaciones por edades
  • Nekopara Vol. 1 – Tras meses de retraso y silencio, finalmente se ha publicado con tal censura que ha recibido una calificación por edades de E (mayores de 10 años), teniendo una en Switch de M (mayores de 17 años). La versión de PC se puede encontrar con y sin censura.
  • Yuuna and the Haunted Hot Springs: Steam Dungeon – Tras publicarse imágenes en el que se veían a las chicas enseñando bastante cacho en la web oficial, al poco de saberse las noticias de esta nueva política dichas imágenes se cambiaron por otras con mucho más vapor para tapar ciertas zonas del cuerpo.
  • Dragon Star Vamir – Para el lanzamiento occidental se han modificado dos escenas CG, sin posibilidad de tener una versión en inglés del título sin censura debido a su exclusividad de PS4. Saldrá en primavera del 2019 en Norteamérica y Europa.
  • Date A Live: Rio Reincarnation – También se han modificado dos escenas en PS4, estando intactas en la versión de PC que se pondrá a la venta vía Steam en verano de 2019.

Es cuanto menos extraño que Sony cambie a las bravas estas políticas, siendo la fabricante de la consola más vendida del mundo y dejando con el culo al aire a desarrolladores y distribuidores que tenían sus productos a punto de salir. Y por supuesto siempre es curioso la doble vara de medir que hay en estos temas cuando se habla de violencia o sexo… Especialmente con videojuegos de estética manganime, dándoles la razón a los que afirman que los animes, los mangas y los videojuegos son cosas “de críos”.

Por desgracia, esto no es tan grande como el juego cruzado de Fortnite y los que nos quejamos somos muchos menos, así que muy seguramente esta censura haya llegado para instaurarse de forma permanente en las plataformas de la compañía. ¿De qué forma ayuda esto a los consumidores de Sony? ¿No era el lema de Sony “Para vosotros jugadores”? Pues vuestros jugadores deberían escoger el contenido que quieren, no vosotros. Esperemos que los desarroladores encuentren su hogar en PC (donde a pesar de haberse encontrado con problemas con Valve en el pasado ahora disfrutan de carta blanca) y en consolas de Nintendo y Microsoft.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *